Parches inteligentes para la diabetes

Según datos del Ministerio de Sanidad y Consumo, la diabetes afecta a un porcentaje entre el 5 y el 10% de la población general y se estima que por cada paciente diabético conocido existe otro no diagnosticado. Hoy por hoy, no hay una cura para esta enfermedad, por lo que el método de cuidar la salud para los diabéticos es controlarla, manteniendo el nivel de glucosa en la sangre lo más cercano posible al normal. Científicos del grupo Tecnología Electrónica de la Universidad de Sevilla (US), encabezados por el catedrático José Manuel Quero, trabajan en esta línea a través del proyecto MIREIA, financiado por el antiguo Ministerio de Educación y Ciencia a través del Plan Nacional, en el que desarrollan un parche inteligente para controlar la enfermedad.

J. García Orta

Los expertos consideran que las mejores herramientas con las que cuenta una persona que sufre de diabetes son una dieta planificada, actividad física, toma correcta de medicamentos y chequeos frecuentes del nivel de azúcar en la sangre. Con respecto a los dos primeros, lo mejor es la voluntad y los consejos de un especialista. Sin embargo, para los dos últimos sí puede la ciencia aportar su granito de arena a través de una corriente, conocida como microsistemas, que está en alza desde finales de los 90.

Imagen de una de las microválvulas utilizadas en el parche

Imagen de una de las microválvulas utilizadas en el parche

En este sentido, investigadores de la Hispalense están a punto de concluir el primero de los tres años de MIREIA, un proyecto que trabaja en la concreción de una idea: la de crear un parche inteligente que capture y analice el líquido intersticial, presente en las primeras capas de la piel, el cual puede aportar mucha información biológica.

Con esta investigación se pretende extraer ese líquido mediante unas microagujas de 200 micras de longitud (el doble del grosor de un pelo) de manera totalmente indolora, procesándolo por medio del uso de sensores y microfluídica para, finalmente, informar al paciente directamente en el móvil, cada cierto tiempo, sobre su nivel de glucosa.

“Existen muchos aparatos en el campo de la glucosa que funcionan, pero la originalidad de nuestro trabajo está en que la misma tecnología que permite extraer líquido nos da también la posibilidad de inyectarlo”, comenta José Manuel Quero, quien no duda al señalar que la siguiente fase sería suministrar insulina (aunque el abanico podría abrirse a numerosos medicamentos) de manera casi automática, siempre bajo supervisión médica.

¿Cómo lo harán?

Según señala el profesor Quero, durante este primer año de trabajo se han centrado todos los esfuerzos en resolver las distintas partes de las que se compone el parche, quedando para los próximos meses cuestiones de integración de los componentes, evaluación de los resultados y puesta a punto.

Por ello, el paso inicial que se ha dado en el proyecto ha sido el diseño de las microagujas, jugando un papel importante la investigadora Carmen Aracil Fernández, quien ha estado estudiando sobre este tema para su tesis doctoral durante una estancia en la Universidad de Auburn (Alabama, EE.UU) “De manera sencilla, lo que hemos hecho ha sido usar un material biocompatible, el SU8 (un polímero fotosensible), que hemos procesado mediante distintas técnicas para obtener las agujas y poder ponerlas sobre un circuito impreso (o PCB) flexible”, señala Aracil.

Una vez resuelta la fase de pinchar al paciente, la siguiente meta en MIREIA era trabajar con un sistema que extrajera el líquido. Para ello, se ha utilizado una patente de la Universidad de Sevilla que permite crear una microjeringuilla compuesta por un pequeño depósito con un agujero unido a la aguja y que está taponado por una membrana que se destruye de manera controlada.

“La parte tecnológica, la más complicada, era depositar una capa de 20 micras polimerizadas sobre el PCB. Sobre esta capa hay un pequeño hilo de unas 25 micras de diámetro, por el que se pasa una corriente, de forma que se concentra la potencia disipada de calor, aumentando rápidamente la temperatura y destruyendo el ‘tapón’ de SU8”, señala José Manuel Quero. El resto consiste en un juego de diferencia de presión, de forma que a menor presión en el depósito, se extrae, y a mayor, se inyecta. No obstante, la idea no es poner un único depósito, sino que se va a trabajar de forma matricial con cerca de 200 elementos.

Anuncios

~ por garciaorta en enero 13, 2009.

4 comentarios to “Parches inteligentes para la diabetes”

  1. A ESTA GENTE QUE ESTA TRABAJANDO EN ESTO HAY Q DAR LO QUE PIDAN , VAN HACER LA VIDA MAS FACIL A MUCHA GENTE.

    LOS ADMIRO Y SUERTE A VER SI OS SALE TODO COMO QUIEREN.
    FELICITACIONES.

  2. me gustaria saber si este sistema ya esta implementado y cual es su costo

  3. Como indico en el texto, todavía quedan un par de años de investigación por delante antes de que se termine el prototipo. Su precio, aunque no se pueda determinar todavía, por los materiales y la tecnología que utiliza, se espera que sea bastante asequible.

  4. desde Uruguay espero ansiosa el resultado de este trabajo maravilloso que estan realizando y que ojalá se haga realidad pronto para poder darle a mi nietito de 3 años una mejor calidad de vida “sin pinchazos ” DIOS LOS BENDIGA.

    CRISTINA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: