Quifimat2008 enseña a los jóvenes el interior de la ciencia

Experimentos, risas y alguna que otra sorpresa. Las facultades de Física, Química y Matemáticas de la Universidad de Sevilla abren sus puertas durante la VIII Semana de la Ciencia para mostrar algunos de los aspectos básicos que se pueden desarrollar en un laboratorio, pero no con ello los menos espectaculares. Coches que funcionan con agua, campos magnéticos que hacen saltar chispas o una “nube” de nitrógeno deslizándose bajo los pies de los jóvenes estudiantes, son sólo algunas de las experiencias que se pueden tener en QUIFIMAT 2008.

J. García Orta

Fernando de Pablos enseña sobre los estados de la materia en una actividad con nitrógeno

Fernando de Pablos enseña sobre los estados de la materia en una actividad con nitrógeno

¿Qué tienen en común parte de la plantilla de guionistas de las series de animación Los Simpsons y Futurama con el ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, o con el jefe técnico de un conocido escuadrón de Fórmula 1? “Son licenciados o doctores en alguna de las tres ramas de la ciencia que vamos a visitar”, afirma sin dudar Alberto Pérez, vicedecano de la Facultad de Física y encargado de dar la bienvenida a los cerca de 1.000 alumnos que, se espera, recorran en estas dos semanas algunos de los laboratorios del campus de Reina Mercedes.

Divididos en tres grupos, con presencia de estudiantes de ESO o Bachillerato de diferentes localidades, los alumnos que ayer realizaron su visita se mostraban un tanto dudosos al principio de que fuera a ser una visita entretenida. Andalucía Investiga acompañó a uno de estos grupos iniciando su recorrido en la Facultad de Química. De la mano de Fernando de Pablos, los alumnos del IES Arselacis (Córdoba) se quedaron “helados” al ver cómo una probeta con hielo pasó de -0,4º a -13º con sólo añadir sal común, o cómo un poco de nitrógeno líquido iba perdiendo su estado en el interior de un globo que, ante la mirada atenta de los jóvenes, se fue hinchando hasta estallar.

Con la voz aún aguda a causa del helio, el grupo se desplazó hacia su siguiente parada, una menos espectacular pero que ahondó en uno de los aspectos que más preocupan a los estudiantes a la hora de abordar una materia: su lado práctico. Para ello, la Facultad de Matemáticas ofreció su actividad Las Matemáticas en la vida real, una sesión que contó con exposiciones y presentaciones interactivas, fotografías, pósters, etc. Toda una serie de herramientas para hacer cercana una ciencia que, en principio, se presenta muy abstracta.

La última de las visitas se desarrollaría en la Facultad de Física, donde los experimentos soltaron chispas para explicar de forma gráfica y muy divulgativa algunos conceptos básicos como el de campo magnético, el de viento iónico, el de presión o el de onda. De esta forma, los alumnos pudieron observar, no sin sorpresa, cómo el agua hervía a 50º debido al cambio de presión o cómo un coche pasaba a funcionar con energía solar, a través de unas placas, o simplemente con agua. “Lo que hemos hecho ha sido separar el hidrógeno,

Los jóvenes visitantes de QUIFIMAT 2008 observan funcionar un coche sólo con agua

Los jóvenes visitantes de QUIFIMAT 2008 observan funcionar un coche sólo con agua

por un lado, y el oxígeno, por el otro. Luego, a través de la refusión de estos componente, aprovechamos la energía química para crear movimiento”, explicaba una de las monitoras mientras el diminuto coche daba vueltas en el laboratorio.

¿Estudiar Química? ¿Para qué?

Aprovechando el marco de la VIII Semana de la Ciencia, los organizadores de QUIFIMAT2008 han programado tres conferencias de carácter divulgativo para acercar a sus visitantes un poco más a cada una de sus tres materias. La primera de ellas tuvo lugar durante la visita de ayer y, bajo el título ¿Por qué vale la pena estudiar Química (si es que vale)?, corrió a cargo de Rosendo Pou Amérigo, profesor titular del Departamento de Química Física de la Universidad de Valencia.

Tras ese título tan llamativo, Rosendo Pou analizó de forma amena por qué de 9.000 alumnos nuevos matriculados en su universidad sólo 150 elegían estudiar Química, intentando dar una “respuesta que quizás os dé luz para el futuro”. Según el profesor, entre las razones que los estudiantes le dan para no cursar esta licenciatura destacan excusas tales como la dificultad de la materia, el poco estatus social frente a médicos o ingenieros, las pocas salidas profesionales (pese a que es la octava en cuanto a demanda de recién licenciados, según Pou) o la ‘quimofobia’. Sin embargo, “sin la Química estaríamos en el siglo XVI”, afirmó el profesor.

Por ello, tras un experimento “al estilo Flipy” en el que mediante CO2 transformó el rojo de una tónica en una tonalidad próxima a la de la cerveza (al final confesó que el vaso tenía restos de lejía), Rosendo Pou mostró que hay que estudiar Química porque ha sido y es fundamental en el progreso de la humanidad, por su utilidad en todo tipo de áreas (desde alimentación, salud, etc.), por ser la ciencia central, porque te da armas para que no te engañen ni manipulen y, especialmente, “hay que estudiar Química porque te guste”. “No dejéis que os engañen, estúdiala si te gusta, si disfrutas con ella como hago yo, tanto enseñando como investigando, porque entonces los contras no pesarán nada en la balanza”, concluyó el profesor.

Publicado en www.andaluciainvestiga.com

Anuncios

~ por garciaorta en noviembre 13, 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: