¿Por qué se mueven nuestros ojos mientras dormimos?

¿Por qué dormimos? ¿Qué pasa en nuestro organismo cuando lo hacemos? Pese a los continuos avances de la ciencia, éstas y otras cuestiones relacionadas con las largas horas que cada día dedicamos a dormir siguen sin encontrar una respuesta definitiva. Investigadores del grupo de Neurociencia y Comportamiento, bajo la dirección del profesor Miguel Escudero de la Universidad de Sevilla, han dado un importante paso en este campo al desentrañar, por primera vez, la naturaleza de los movimientos oculares rápidos (REM, en sus siglas en inglés). El resultado de esta investigación, que ha sido parte del trabajo de tesis doctoral de Javier Márquez-Ruiz, actualmente profesor en la Universidad Pablo de Olavide, aparece recogido en dos artículos publicados en julio de 2008 en The Journal of Physiology, con muy buena acogida entre especialistas internacionales en la materia

Hasta principios de la década de los 50 del siglo pasado, existía la creencia de que el sueño era un estado homogéneo. Fue en estas fechas cuando los investigadores Aserinsky y Kleitman detectaron que a lo largo de la noche existían determinados periodos en los que se producían movimientos oculares rápidos en los individuos durmientes. En su análisis, concluyeron que el sueño estaba constituido por dos estados: uno sin movimientos oculares rápidos (NREM) y otro en el que sí se producían (REM).

Estos científicos estudiaron lo que ocurría en esos momentos y encontraron una relación entre los movimientos oculares y las fases de la ensoñación. De esta forma descubrieron que cuando despertaban a los sujetos durante la fase REM éstos contaban una historia, mientras que en la NREM los sueños eran más difíciles de contar y estaban construidos con menos imágenes.

Posteriores investigaciones desvelaron que durante el sueño NREM, la actividad electroencefalográfica era lenta y de gran amplitud, la musculatura se relajaba y los ritmos respiratorio y cardíaco se volvían más lentos. Por el contrario, durante la fase REM, además de los movimientos oculares rápidos, la actividad reflejada en el electroencefalograma se asemejaba a la del estado de alerta, produciéndose variaciones rápidas en la respiración y en el ritmo cardiaco. Durante esta fase, sin embargo, los científicos encontraron que la musculatura corporal perdía todo su tono, dando la impresión de que el cerebro estaba alerta pero el cuerpo completamente inmovilizado.

Años más tarde, otros investigadores descubrieron que la inmovilidad era debida a que las neuronas que inervan a la musculatura estaban inhibidas durante esta fase del sueño. Resulta paradójico que si toda la musculatura está silente, la que mueve el ojo no lo esté. Éste es el punto de partida de las investigaciones realizadas por el grupo del profesor Escudero.

Tras cinco años de trabajo, los científicos de la Hispalense han profundizado en esta etapa del sueño, analizando qué ocurre realmente con los movimientos oculares en la fase REM. Para ello han registrado el movimiento de los ojos y la actividad de neuronas responsables de los mismos. En el caso de los movimientos oculares, los investigadores se han valido de un seguidor magnético de la posición, instrumento que les ha permitido, frente a otras técnicas, medir el movimiento y la orientación exacta de los ojos a pesar del cierre de los párpados.

Resultados

Uno de los primeros resultados obtenidos, nuevos en la literatura científica, reseña que durante la fase REM los ojos convergen y rotan hacia abajo, manteniéndose en esta posición durante el sueño. Para analizar el por qué de este desplazamiento, los científicos de la Hispalense observaron la actividad de las neuronas responsables del movimiento lateral del ojo y descubrieron que también existe una inhibición de estas neuronas, siendo similar a la que afecta al resto de los músculos del cuerpo. No obstante, sobre esta inhibición ocurren activaciones rápidas que provocan los movimientos rápidos de los ojos.

Según estos investigadores, los movimientos rápidos que realiza el ojo son pequeños tirones, siempre laterales y con muy poco grado de conjugación. “Anteriormente, algunos investigadores han relacionado los movimientos oculares con un acto de mirar el sueño, pero estos movimientos son automáticos y pueden tener la misma relación con el sueño que otros músculos, aunque con esto no niego que haya relación entre el número de movimientos y el contenido onírico”, afirma el doctor  Escudero,

En concreto, estos científicos han demostrado que el origen de cada movimiento rápido del ojo en esta etapa del sueño se corresponde con la aparición de las ondas ponto-genículo-occipitales (PGO), una gran onda eléctrica que se registra prácticamente en todo el cerebro y cuyo origen y función son hoy día desconocidos. “La onda PGO correlaciona con pequeñas contracciones que se dan en la musculatura esquelética, y con los movimientos rápidos de los ojos y probablemente constituye el mecanismo responsable de estos acontecimientos rápidos”, señala Miguel Escudero.

En este sentido, desde una perspectiva de la fuente de la actividad, los artículos publicados reseñan que las motoneuronas del ojo no sólo sufren la misma inhibición que las motoneuronas de otros músculos, sino que están sometidas a los mismos procesos de activación que el resto. Pero entonces, ¿por qué se mueven los ojos y no las piernas o los brazos? “La respuesta se fundamenta probablemente en la diferencia de masa entre cualquiera de los miembros y el ojo, o en el grado de inhibición, pero inicialmente no parece que haya diferencias cualitatvas importantes en los mecanismos entre unos y otros”,  afirma el investigador.

Aplicaciones

Las ventajas del conocimiento en profundidad del sistema oculomotor y estos nuevos avances en torno a los movimientos durante el sueño podrían proporcionar, según declaraciones del responsable del proyecto, un modelo básico con el que poder trabajar en las distintas patologías relacionadas con la fase REM. De esta forma, entre las aplicaciones que se derivan de esta investigación podrían estar la de probar fármacos para tratar los trastornos de conducta en el sueño REM o el diagnóstico precoz de enfermedades neurodegenerativas, algunas de las cuales se ponen de manifiesto de manera más clara durante esta fase del sueño.

Anuncios

~ por garciaorta en septiembre 29, 2008.

3 comentarios to “¿Por qué se mueven nuestros ojos mientras dormimos?”

  1. Interesante reportaje Juan.

    Me quedo un poco en fase NREM leyéndolo dado mi poco conocimiento del tema, pero has hecho que sea muy ameno y fácil de comprender.

    Andalucía sigue demostrando que no solo somos flamenco y buenas playas.

    Saludos

  2. Leí este artículo porque en realidad me preocupa algo que me sucede en relación al tema y lo describiría así: Estando yo en el proceso de despertarme siento un movimiento en los ojos muy acelerado, como hacia los lados. Esto me sucede como unas tres veces por semena. Me preocupa mucho pensar que sea un problema neurológico que pueda tener otro tipo de consecunencias. Si pueden contestar mi inquietud.

  3. buen dia mi pregunta es si es normal que se me muevan mis ojos cuando estoy durmiendo, puedo tener complicaciones posteriores? ijala me puedan responder se los agradeceria infinitamente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: