“Europa importa el trabajo sin los trabajadores”

Instantáneas de autobuses llenos de mujeres procedentes de países como Marruecos, Rumania o Bulgaria son cada vez más comunes en la prensa cuando en la agricultura empieza la época de recoger la fruta. Son inmigrantes regulares, que llegan para trabajar durante un prefijado número de meses y luego regresan a su lugar de partida. Personas que acuden ante la necesidad de una masiva mano de obra y que se ajustan al marco de los conocidos como “contratos en origen”, una fórmula que, pese a plantearse como novedosa en nuestra región, tiene aspectos similares en países como Francia (Anaem , ex OMI) o en Canadá, entre otros.

Desde la Universidad de Huelva, la profesora Dolores Redondo Toronjo es la responsable de dirigir en España un proyecto de investigación internacional a través del cual se pretende estudiar, desde disciplinas como la sociología, la antropología o la economía, la demanda de inmigrantes para su incorporación a trabajos precarios, así como su influencia en la dinámica laboral europea. Para ello investiga codo con codo con un nutrido grupo de expertos de países como Polonia, Bélgica, Italia o Francia, entre los que destacan Andrea Rea (Universidad Libre de Bruselas) o Alain Morice del CNRS, quien analiza en el proyecto el trabajo temporal agrícola

En concreto, el trabajo realizado en la Onubense mantiene continuidad con los estudios desarrollados en el seno del Observatorio Local de Empleo y que han estado encaminados, entre otras cosas, a analizar el impacto de los contratos en origen en los mercados de trabajo locales, destacando especialmente la perspectiva de género. “En Huelva, la preferencia por el trabajo de las mujeres, primero de los países del Este y hoy también por mujeres marroquíes, es un hecho”. La profesora Redondo subraya la feminización de las dinámicas migratorias en los países de capitalismo avanzados y más concretamente en la agricultura intensiva, como es el caso de la provincia de Huelva.

Y es que, según datos aportados por la investigadora, en la agricultura intensiva local hay una marcada preferencia por la mano de obra femenina. Múltiples razones son dadas: éstas van desde la precariedad o la consideración de que se trata de un trabajo de baja calidad, hasta cuestiones de sumisión, además de por una creencia popular, muy cuestionable científicamente, de que las manos de las mujeres son más delicadas a la hora de recoger las fresas. Mujeres que en un principio fueron las jornaleras andaluzas y que ahora, con el fenómeno migratorio, cumplen su ciclo en el campo pasando inadvertidas, según la profesora Redondo, “para el resto de la sociedad, desconocemos su proyecto de vida, sólo son visibles durante los meses de campaña”.

Sin embargo, esta femenización en cuanto a la mano de obra agrícola es un rasgo característico español que no se comparte en otros países. En zonas como el sur de Francia, son hombres en su mayoría los que se requieren para actividades como la vendimia, a la que aún siguen acudiendo españoles, y donde se está dando una tendencia a cambiar el lugar de origen, pasándose del ciudadano magrebí al ecuatoriano al que, señala el estudio, se está accediendo mediante subcontratas de nuestro país. “Estas líneas de investigación son muy importantes para nosotros, nos interesa profundizar nuestros conocimientos, pero sin olvidar que el inmigrante es una persona, que tenemos un compromiso con él y con lo que está pasando”, afirma Redondo.

Por otro lado, y continuando con el auge del creciente peso de la mujer en las corrientes migratorias, el estudio también detecta la existencia de un movimiento conocido como la inmigración de lo afectivo (care migration). Con este término se conoce un fenómeno del desempeño de las mujeres inmigrantes de la función de cuidado de familiares (hijos y padres, fundamentalmente) mientras que, por su parte, dejan atrás los suyos propios que también requieren de atención.

Irregulares no, cualificados sí

Según comenta la responsable española del proyecto, el contrato en origen en zonas como Huelva ha supuesto un alto descenso de la contratación de trabajadores irregulares, encontrándose entre sus posibles razones la puesta en marcha de una carta de buenas prácticas a la que se acogen los agricultores y que les permite estar en la red de contratación en origen. No obstante, cierta opacidad en la gestión del sector “la existencia aún de trabajadores irregulares viviendo cerca de las plantaciones, podría significar que se podrían dar algunos casos”. En este sentido, afirma la investigadora que los datos que manejan los sindicatos manifiestan que estos incidentes se repiten en contadas ocasiones, aunque los colectivos sindicales minoritarios señalan que se dan más de lo que parece.

Pese a todo, el contrato en origen para la captación de mano de obra no cualificada, exceptuando casos que necesitan tenerla in situ como en la recogida agrícola, tiende a disminuir en favor de la importación de universitarios. “La Unión Europea cada vez tiene más claro que no le interesa traer mano de obra no cualificada, porque las deslocalizaciones han posibilitado usarla en sus países de origen”, subraya Dolores Redondo, una tendencia que ya se recoge en una directriz europea de 2005 que insiste en el interés de trabajadores temporales de alta cualificación.

“Aunque desde Huelva no se ha empezado a ahondar en el tema”, señala la investigadora, “Francia y Alemania tienen claro que deben entrar aquellos que estén cualificados”, siendo los principales puntos de origen Brasil, Rusia, China e India, zonas con un índice de desarrollo significativo. En lo que respecta a las áreas, los informáticos son, quizás, los más requeridos por el viejo continente, aunque no los únicos. En el caso español, por ejemplo, en los últimos meses se ha levantado un importante debate sobre la necesidad de contratar médicos de fuera ante la “fuga” de los españoles a otras zonas comunitarias, planteándose la urgencia de una rápida homologación de los títulos médicos, siendo la principal fuente América latina.

Publicado en http://www.andaluciainvestiga.com

Anuncios

~ por garciaorta en julio 24, 2008.

5 comentarios to ““Europa importa el trabajo sin los trabajadores””

  1. Los de aquí se iran para buscar mejoras, los que vienen a buscarlas aquí, nadie conforme con estar donde está. ¿Cuando conseguiremos sentirnos satisfechos en el lugar en el que vivimos?

  2. El ser humano, que es culo de mal asiento. De todas formas, no es lo mismo salir por gusto en busca de posibilidades que por necesidad y supervivencia. Las personas, como todo lo demás, es un flujo que no cesará por mucho que se le pongan puertas al campo. Un saludo y gracias por tu visita!

  3. Hola me llamo Juan y me he mudado ha vivir ha Huelva en concreto al Almendro, he traído un proyecto empresarial mas que interesante para ayudar a los centros comerciales abiertos de la provincia de Huelva, y me gustaría comentarlo contigo porque creo que te gustará. por favor ¿te podrías poner en contacto conmigo? juanmalmendro@terra.es

  4. Completamente de acuerdo contigo, me refería a que se debería ahcer todo lo posible para quienes cambien por necesidad de lugar no tengan que hacerlo

    Un abrazo

  5. Hola, os invito a visitar un nuevo blog de Huelva.

    http://cinsenzura.blogspot.com/

    Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: