La violencia tiene género incluso en primaria

La violencia de género es un tema que cada vez preocupa más a la sociedad española y a sus dirigentes políticos, quienes buscan soluciones que abarcan desde modificaciones en la legislación a programas de ayuda y concienciación social. Encontrar la raíz de este problema, sufrido en su mayoría por mujeres, sería avanzar un gran paso para dar con posibles soluciones. En esta línea, desde la Universidad de Huelva (UHU) integrantes del grupo de investigación “Educativa Doce”, dirigidos por la profesora Emilia Moreno Sánchez, desarrollan un trabajo que busca el germen de la violencia machista en las primeras etapas de la vida y que lleva por título “Análisis de la violencia hacia las niñas en la escuela primaria”.

En un dibujo de Elvira de 11 años de edad se ve a una mujer diciéndole a su marido que no ha recogido la ropa, a lo cual él se torna agresivo y le agrede mientras amenaza con matarla. En otro, Laura de 10 años retrata a una pareja mientras se insultan y se amenazan con cuchillos ante la mirada de sus dos hijos. Esta es una muestra representativa del material recopilado por el grupo de la Onubense en distintos colegios de primaria de Huelva, un reflejo de cómo los niños y niñas perciben esta realidad y que viene a reforzar una de las conclusiones derivada de los primeros resultados obtenidos en el proyecto: la violencia tiene género.

Según datos aportados por Emilia Moreno a Andalucía Investiga, el retrato del agresor en la escuela primaria tiene características masculinas, no sólo porque en la mayoría de los casos (en torno al 70%) se trate de chicos, sino porque el resto son chicas que desempeñan un rol masculino, papel que lleva consigo comportamientos tales como ser fuerte o luchador y para el que el fin justifica los medios. Por otro lado, estos mismos datos señalan que, en la otra cara de la moneda, las víctimas son principalmente chicas, quienes manifiestan un carácter especialmente sumiso y que no responden a las agresiones ya que declaran no tener fuerza, por lo que optan por eludir el conflicto o por permanecer quietas. La tercera pata de esta realidad es un elemento que en numerosas ocasiones pasa inadvertido pero que en los últimos meses sale a relucir, entre otras cosas por el auge de Internet o los teléfonos móviles con cámara, y que se personifica en la figura del observador, un espectador que prefiere no involucrarse en el conflicto o, en algunos casos, se limitan a jalear.

“El conflicto, la disparidad de opiniones, el enfrentamiento es propio de la naturaleza humana, pero la forma de resolverlo se adquiere”, afirma la responsable del grupo, quien confía en el potencial de la educación para modificar los comportamientos de las personas, “pero siempre desde una educación que no se ciña al ámbito escolar, sino que también se abra al familiar y a los medios de comunicación”. En este sentido, el proyecto de investigación sitúa la escuela primaria como uno de los principales entornos en los que la personalidad de los pequeños se va conformando y un importante escenario donde se desarrollan los roles de agresor y agredido.

Cosas de niños

Una violencia que, sin embargo, no tiene por qué ajustarse a los parámetros que se manejan en el mundo adulto, sino que los investigadores, como los docentes, se encuentran con situaciones etiquetadas como cosas de niños que ellos lo perciben como su violencia y ante las que se sienten mal. “Pese a lo que pueda parecer” señala Moreno “cuando se le pregunta a los niños sobre dónde hay más peleas, la mayoría responde que en clase”, un lugar en el que siempre hay al menos un adulto y en el que se dan situaciones que los niños ven como su violencia “en las que muchas veces no se interviene y que se van consolidando”.

En esta línea, y para conocer cómo es la violencia de género hacia las niñas en estas edades, los investigadores de la Onubense toman como referente los centros de educación primaria de la provincia de Huelva, quienes constituyen una muestra representativa de la realidad a nivel nacional entorno a esta temática. En una primera fase del proyecto, se realizó un análisis de casos en un colegio público sin ninguna característica concreta, donde tomaron una clase de cada curso. En entrevistas personalizadas los investigadores abordaron cuestiones que iban desde su propia percepción de la violencia y la de su familia, hasta su respuesta ante la misma, los programas de televisión que ven, etcétera. A través de dibujos, como los antes mencionados, los pequeños también tuvieron la oportunidad de expresar su visión de una situación conflictiva imaginada o vivida.

En este sentido, uno de los elementos que destacan entre las respuestas obtenidas es la influencia de los medios de comunicación en los niños, especialmente la televisión. Según señala Emilia Moreno, “tras hacer sus deberes el 80% de los niños ven la televisión, en muchos de los casos solos, siguiendo especialmente Sin Chan, Doraemon o Los Simpson”. Series que, a juicio de la responsable del proyecto, transmiten en muchos casos violencia de manera subliminal, así como roles estereotipados u otros comportamientos y en las que los niños ven, por ejemplo, a una madre sumisa, que juega un papel secundario, o un marido que llega borracho a casa. “No podemos controlar al 100% lo que ven en televisión o, últimamente, por los móviles, pero sí se puede ver la tele con ellos, hacer que reflexionen sobre lo que ocurre en el programa, ofrecerles una visión crítica”, señala la investigadora.

Soluciones

“Hay que educar a los niños para evitar castigar a los hombres” afirma Moreno, algo que se tiene que realizar desde la coeducación ya que, aparte de la escuela, “la familia es la primera institución educativa en la que nos sumergimos y la última, y nosotros asumimos los roles con los que nos educan, los que están en nuestro entorno”. Estrategias como la autorreflexión, el diálogo, plantear la opinión personal, actuar por tus derechos o el pedir disculpas si se ha cometido un error son las propuestas que desde este grupo de investigación se realizan para un dar gran paso hacia la solución al problema de la violencia de género. Una búsqueda del razonamiento ante este tipo de situaciones y que se materializa en técnicas como, por ejemplo, las fichas de convivencia, un documento que los niños deben rellenar cuando se produce un acto con violencia y donde analizan qué ha pasado, cómo se han sentido y si han actuado bien o cómo deberían de haberlo hecho. Diálogo y reflexión para trabajar en una solución a la violencia de género.

Publicado en www.andaluciainvestiga.com

** Artículo relacionado “Las niñas son víctimas de hostigamiento, acoso sexual y abusos en escuelas de todo el mundo” de Amnistía Internacional

*** A raíz de este mismo artículo publicado por primera vez en la web de Andalucía Investiga son varios los medios que se han interesado por la investigación desarrollada por Emilia Moreno. Lo incluyo como anexo y curiosidad ya que no se había emitido una nota de prensa sobre el proyecto sino que los medios toman la web de Andalucía Investiga como referencia a la hora de conocer qué se cuece en los “laboratorios” andaluces.

06/06/2008 “El ‘bullying’ también tiene género” publicado en Público por Olivia Carballar
09/06/2008 “Niños y niñas de Primaria ven a la mujer inferior al hombre” publicado en Huelva Información por Elena Oliveros

Anuncios

~ por garciaorta en mayo 20, 2008.

4 comentarios to “La violencia tiene género incluso en primaria”

  1. Supongo que estas soluciones serviran, si es así esperemos que se pongan en práctica ya.

    Me has recordado un vídeo que incluye la profesora Venus en una entrada en su blog muy ilustrativo

    http://venusnuevomundo.blogspot.com/2008/05/mamas-y-papas.html

    Saludos

  2. La violencia que la mujer ejerce es en realidad más brutal y más impune que la que ella sufre.

    Vamos: no hay casi película o teleserie donde la mujer no le arree un bofetón, totalmente impune, a un hombre.

    Eso, por no mencionar la asquerosa impunidad que reina entre infanticidas y abortistas.

  3. En la serie Escenas de Matrimonio la que llevan la voz cantante y agresiva son las mujeres, pero a la hora de la VERDAD (no de la ficción) las que mueren en la mayoría de los casos son ellas. A las informaciones de los medios me remito. El aborto es otro tema poco o nada tiene que ver con este. Un saludo

  4. deberan poner mejores y mas dibujos para dar ideas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: