Más empleo, sí, pero de enchufe

Mi hermano y yo aún referimos hoy una de las mejores frases que escuchamos en la pasada campaña a las municipales de Valverde del Camino. Durante un mitin del Partido Popular, la hoy día parlamentaria andaluza, Loles López, hizo uso de uno de los eslóganes del PSOE para caldear el ambiente: “Con José Cejudo más empleo, sí, pero de enchufe”. Con ello la número dos de los populares valverdeños retomaba un asunto que recientemente habían llevado a pleno y en el que, durante un ruegos y preguntas, se instaba al alcalde a explicar el por qué de unas contrataciones en las áreas de Deporte y Obras Públicas de personas que, según señalaron, eran amigo de o familia de miembros de la corporación municipal.

Si ha habido un tema escabroso en política, el de los enchufes y agradecimientos por los favores otorgados para ocupar los respectivo sillones siempre ha sido el más controvertido y, a la vez, aceptado socialmente casi como deporte nacional. Un reflejo de ello son los “destapes” de, por ejemplo, El Mundo cuando habla de temas como los contratos a empresas de lo hermanos de Manuel Chaves o la famosa página web del primo del alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín. Temas que, sin entrar ahora en debates sobre la legitimidad de los mismos, no muestran más que la punta del iceberg de una realidad que afecta a todos los ámbitos de lo público. En Huelva, sin ir más lejos, recuerdo haber leído también en El Mundo como en Diputación el personal presuntamente enchufado de Valverde del Camino caía en favor de otra localidad que, ahora mismo, no me viene a la cabeza. En estos días, este amiguismo en la contratación vuelve a salpicar la Diputación con solicitudes como la de CCOO de estas presente en la selección de personal para evitar, supongo, mala praxis.

Saco todo esto a colación a raíz de los recuerdos suscitados por una información de El País que mi amigo Dédalus hace llegar a mi email y que no tiene desperdicio alguno. El reportaje, titulado “En este pueblo todos aspiran a trabajar en el Ayuntamiento” y firmado por Sergi Castillo, informa de la contratación de 34 simpatizantes del PP como cargos de confianza (otro tema actual donde los haya en Andalucía) en el pueblo alicantino de Finestrat. Mientras el alcalde reconoce que “en todos los sitios se hace así” (la ley lo permite pero hasta cierto punto), algunos vecinos lo ven natural porque “el anterior alcalde puso a gente de su confianza, y lógico es que ahora los nuevos pongan a los suyos”. A continuación dejo un extracto del reportaje que muestra algo que, estoy seguro, nos sonará muy familiar.

Ejemplos de las bondades de [el alcalde] Algado no faltan. Tomás Sellés trabajaba hasta hace un año de maitre en el hotel Princes Park de Benidorm. Se presentó de número siete en la lista del PP de Finestrat y no salió elegido concejal, pero el nuevo alcalde le nombró coordinador de Deportes con un sueldo de 26.000 euros, casi el doble del que recibía. Su esposa, Linda Owen, dejó de ser dependienta para entrar en la oficina de relación con los ciudadanos extranjeros.

Vicenta Climent era gobernanta de una residencia de la tercera edad, pero ahora, tras apoyar la campaña del candidato popular, ocupa el puesto de jefa de personal con uno de los mejores sueldos del consistorio (27.000 euros). Otros militantes, apoderados y colaboradores del PP han mejorado su situación laboral, como Eliseo Dasilva, comercial de una inmobiliaria y responsable ahora de un centro social, o María Elvira Lloret, que ha pasado de ser cajera en Carrefour a recepcionista del Ayuntamiento.

Ante este tema tan eléctrico, otro de los recuerdos que me ha traido la información de El País me lleva a la otra cara de la moneda: los perdedores. En alguna ocasión he hablado con mi novia sobre lo que ocurriría en Andalucía si el Partido Popular subiera al poder y todos los puestos, cargos, responsabilidades, etc. dependientes del Partido Socialista se fueran al traste. Seguramente pasaría algo así como cuando el rey espartano Leónidas tiró de una patada al mensajero turco al foso: caída libre y sin frenos hasta Dios sabe dónde. No obstante, el caso que ahora mismo ronda mi cabeza no tiene nada que ver con Grecia sino con una localidad más próxima, la juanramoniana Moguer.

Hace un par de semanas, cuando pasaba por Pablo Rada camino del trabajo, me crucé con alguien al que hacía tiempo que le había perdido la pista. Antonio Capelo, ex concejal moguereño por el Partido Andalucista, me saludaba sin mucho interés para comentarme que había abandonado la política y presentado su dimisión ante el PA, del que había sido miembro liberado. Al parecer Capelo, quien siempre se ha jactado de sus contactos y su capacidad para todo esto de lo que venimos hablando, ha pasado una mala etapa tras quedar su apuesta andalucista como la última fuerza en las municipales, quedando recluido a su parcela (el famoso chalé del que tanto se habló en su momento) hasta no hace mucho. Un resurgir que de poco le ha valido ya que, al parecer, tras un año de llamar puertas “con todos los amigos que tenía cuando cogobernaba en Moguer, ninguno de ellos se ha dignado a echarme una mano para conseguir trabajo”, solamente al cuello cabría añadir.

Estos son los riesgos de ir contra el “régimen”, y más en localidades pequeñas donde todo el mundo se conoce y donde, como ocurre en Finestrat, son muchas las familias donde entra dinero procedente del ayuntamiento.

Anuncios

~ por garciaorta en mayo 18, 2008.

5 comentarios to “Más empleo, sí, pero de enchufe”

  1. Es normal que se rodeen de personal afines pero es de suponer qeu seran personas capacitadas para el trabajo que se les asigna, eso es de suponer por el bien de todos.

    Saludos

  2. El problema está en cuando se llenan los cargos de libre designación y empiezan a ocupar puestos de convocatoria pública con la hermana, la mujer, el amigo o el militante de tal o cual partido. Cuando la persona está perfectamente cualificada para desempeñar se puede considerar quizás menos grave, pero no deja de ser injusto por la falta de igualdad de oportunidades, entre otras cosas, que supone este tipo de prácticas.

    Un saludo

  3. Querido amigo Juan, el amiguismo existe, y ejemplos en la ciudad de Huelva tenemos varios. Basta recordar lo que hoy podemos leer en la prensa local referente al tema de la publicidad en los autobuses urbanos. Puede no ser un empleo directo pero dinero si va a dejarle al chófer del Pericote. Pero como en política eres mi amigo hasta que ya no me haces falta, enfrente de la puerta del Ayuntamiento de Huelva podemos ver al “mafioso” Rueda, que tantos trabajos sucios hizo por el PP (Partido del Pericote), reclamándole no sé qué al alcalde y al Curro Moro.
    PD. Roma no paga traidores

  4. hola me llamo aquiles naranjo me gustaria saber como darme de baja en un trabajo q me consiquieros lo q pasa es q yo firme el contrato en jumilla pero me mandan a alicante y yo vivo en murci

  5. Lo de la diputacion provincial de Huelva es de juzgado de guardia, el enchufismo la inmoralidad y la falta de ética a la hora de designar puestos de trabajo tras los resultados de las OPE, es pura basura. ¿Como puedes pagar un derecho a pruebas cuando sabes que hay opositores que ya tienen el examen? La corrupción campa por sus anchas como algo normal, y la gente sigue tragando con las golferias de la diputación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: