El águila pescadora vuelve a anidar en Marismas del Odiel

Aunque el territorio español no es desconocido para el águila pescadora (Pandion haliaetus), hace ya más de un cuarto de siglo que la última pareja de esta particular especie procreó en la península ibérica. Factores como la caza o la pérdida de hábitat forzaron a estas aves a abandonar nuestro espacio para nidificar, dejando lugares, como Marismas del Odiel en Huelva, sólo como residencia pasajera. No obstante, cada vez son más los científicos que centran sus esfuerzos en reintroducir este águila en España, desarrollando trabajos como los del embalse de Barbate (Cádiz) o en el citado paraje onubense, ambos pioneros a nivel nacional en esta materia y que cada vez aportan mejores resultados.

En una labor conjunta de la Consejería de Medio Ambiente y la Estación Biológica de Doñana (CSIC), desde 2004 se desarrolla en el Paraje Natural Marismas del Odiel (espacio comprendido entre los municipios de Huelva, Punta Umbría, Aljaraque y Gibraleón) un proyecto para favorecer la anidación del águila pescadora en las más de 7.000 hectáreas que conforman este humedal de importancia internacional. Un lugar que, según declaraciones de la técnico del proyecto María del Mar del Arco, se plantea como “muy importante para este ave no sólo por su buen hábitat sino, además, por ser un punto de encuentro de numerosas especies invernantes”. La finalidad de este trabajo, que se espera se extienda al menos durante dos años más, es la de crear una población estable de parejas reproductoras. Un objetivo que, según los resultados presentados ayer en Huelva por Del Arco en el marco de unas jornadas, podría ser realidad muy pronto si, finalmente, llegara a tener descendencia una pareja de águilas pescadoras que actualmente se encuentra construyendo su nido en el entorno natural onubense.

No obstante, los pasos previos hasta llegar al punto en el que actualmente se halla inmerso el proyecto siguen un largo proceso que tiene su inicio en la cría campestre o hacking. “La especie con la que trabajamos”, señala la técnico, “es filopátrica, es decir, se reproduce donde nace, por eso es importante que antes de soltar los individuos jóvenes éstos deben creer que es aquí donde han nacido”. En este sentido, se importan pollos desde Alemania, Finlandia y, por primera vez este año, de Escocia y se los cría en semilibertad, introduciendo aves de tres o cuatro semanas de edad en torres con cajones mallados y vistas a la marisma, realizando el seguimiento mediante cristales de espejo.

Tras un periodo de aproximadamente seis semanas, en el que los técnicos del proyecto alimentan y controlan el comportamiento de los animales para asegurar su bienestar y evaluar su preparación para el primer vuelo, se inicia la segunda fase, consistente en liberar a las crías de águila pescadora. La liberación de las aves comienza durante la noche, de manera que les afecte el estrés lo menos posible, y a lo largo de la mañana poco a poco van saliendo de la torre. “En las águilas pescadoras, los padres alimentan a sus crías hasta el momento de la migración”, explica María del Mar del Arco, quien señala que es por esto que el proyecto contempla dejar grandes cantidades de pescado en la zona de la torre para que las aves puedan alimentarse, primero junto a la zona de hacking y, conforme va mejorando su destreza en el vuelo, cada vez en lugares más alejados.

Con el mes de septiembre llega el momento de la migración, un proceso de partida que se extiende hasta octubre y en el que las águilas pescadoras abandonan Marismas del Odiel en busca de un territorio más cálido en el continente africano. En este sentido, durante los primeros años del proyecto se realizó un seguimiento mediante telemetría, con la intención de determinar cuál es la ruta principal seguida por las aves liberadas en Huelva, sobresaliendo Senegal como destino migratorio más importante. Según comentó Del Arco en los resultados del proyecto, actualmente, de los 37 ejemplares liberados en los últimos cuatro años, cuatro han muerto por diferentes circunstancias, uno ha permanecido todo el invierno en el paraje natural y otro ejemplar ha retornado del proceso migratorio, siendo el que actualmente construye su nido junto con una hembra de águila pescadora liberada en Cádiz. Para la técnico, que existan ejemplares que, como el citado, no migren antes del periodo invernal, no es algo del todo extraño, ya que “se limitan a seguir el patrón marcado por otras tantas águilas pescadoras que invernan en Marismas del Odiel procedentes del norte de Europa”.

Publicado en http://www.andaluciainvestiga.com. Imagen de Googie man

Anuncios

~ por garciaorta en abril 25, 2008.

3 comentarios to “El águila pescadora vuelve a anidar en Marismas del Odiel”

  1. Buenos días Juan. Un gusto siempre leerte.

  2. Un gusto para mi el que me leas, Manolo 😉

  3. Enhorabuena,
    Su blog ha sido premiado desde “La Huelva Cateta” con el premio “Brillante Weblog 2008″.

    Muchos saludos desde “La Huelva Cateta”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: