Sayonara, Antonio

Muchos de los que le conocimos coincidimos en que su pasión por la cultura japonesa sobrepasó lo meramente intelectual, arraigándose en su expresión, en sus rasgos y, de forma especial, en sus ojos ligeramente rasgados. En la tarde de ayer falleció Antonio Cabezas García, amigo y maestro en todo lo que se refiere a lo japones, pero también a lo español. Me llegaba la noticia a través de una de sus sobrinas y no pude menos que apenarme y acompañar a su familia en el dolor en el Tanatorio de Huelva, “el viejo” como se le conoce popularmente.

La primera vez que escuché sus historias, aquellas que te hacían permanecer en silencio durante horas y rezabas para que nada interrumpiera su elocuente e interesante relato, fue en las gradas de la plaza de toros de la Merced, tras infiltrarme como periodista en la boda del torero japonés Taira Nono. Desde entonces, las veces que lo he visto se pueden contar con los dedos de una mano, pero aún así se hizo un hueco en mi mente y un ejemplo a seguir por todo el trabajo que llevaba a sus espaldas, ante el que me quito el sombrero, amigo Antonio. Su influencia nos motivó a muchos de los miembros de Nihon Yosai a seguir trabajando por difundir la cultura del país del sol naciente, y esperábamos contar con su colaboración para un pequeño proyecto que tenemos entre manos.

Finalmente no podrá ser así, al menos de forma directa. Sin embargo, Antonio Cabezas volverá a estar presente en las ondas de la capital onubense a través de un programa especial que Nihon Yosai realizará el próximo martes día 8 en su espacio de Uniradio, donde se volverá a emitir una entrevista realizada por Emilio Delgado semanas antes de su ingreso en el hospital, y donde varios de sus colaboradores, entre los que me encuentro, participaremos con nuestra propia experiencia.

Para quien no le conozca, decir que Antonio Cabezas nació en el año 1931 en la Palma del Condado. Tras varios pasajes en su vida (que conozco a través de este hilo publicado por Gerardo Macías en su blog) acabó en Japón, dando clase en una universidad en Kyoto, donde permaneció muchos años y de la que es catedrático emérito. Muchas son las historias que me contó Antonio sobre sus clases. Su experiencia como profesor extranjero, su forma de amenizar las horas lectivas con chistes de leperos que ruborizaban a las féminas. “Usted cuéntelos, que aunque ellas no lo aparenten, por dentro sabemos que se ríen” le dijo una vez uno de sus alumnos después de clase, tras haber contado un chiste verde.

Sin embargo, sus historias iban mucho más allá, profundizaban en polvorientos archivos de crónicas del Japón antiguo, y nos traía pasajes asombrosos y curiosidades muy llamativas. Por fortuna, la vida de un ser humano, pese a no ser eterna, continúa más allá del fin de sus días a través de los retazos de la mente y del alma que cada cual deja atrás. Uno de estos vestigios son la obra literaria e investigadora que Antonio Cabezas deja tras de sí. Un puñado de arena, de Takuboku, los Cantares de Ise, Manioshu, Hombre lascivo y sin linaje, de Saikaku, o Jaikus inmortales son traducciones que el profesor Cabezas realizó de obras niponas. A este respecto, siento no poder ver el resultado de una retraducción que ultimaba hace semanas de una de estos libros. Por otro lado, en cuanto a legado propio deja escritos como La literatura japonesa (Hiperión) o la agotada edición de El siglo ibérico de Japón, donde rebate de forma documentada visiones sobre distintos autores con respecto de la presencia española en Japón.

Impresiona, quizá, saber que Antonio Cabezas recibió la condecoración de la Orden del Sol Naciente otorgado por el Emperador de Japón a través de su embajador en Madrid, y la Encomienda de la Orden de Isabel la Católica en 1996 por parte del Rey de España en reconocimiento a sus trabajos de docencia y sus publicaciones. Sin embargo, siempre se mostró como una persona sencilla, con mucho sentido del humor y muy dispuesto a ayudar en todo lo que pudiera. Lamento mucho no haber podido iniciar con él las clases de japonés de las que hablamos en numerosas ocasiones y que postergamos hasta la recuperación de la operación que tenía fijada para estos días.

Finalizo aquí ya que la pena me embarga al escribir esta líneas, con las que sólo pretendo decirle adios a uno de los más destacados hijos que ha dado estas tierras onubenses. Atrás quedan los recuerdos y nuestras conversaciones, pero permanece el interés por conocer y transmitir su legado y, si fuera posible, poner mi pequeño grano de arena en él. Sayonara, Antonio. Domo arigatô gozaimasu por tu ejemplo e influencia.

Anuncios

~ por garciaorta en abril 2, 2008.

3 comentarios to “Sayonara, Antonio”

  1. … tertulia flamenca “Las Colonias”.
    … partido de “su recre del alma”.
    … comida familiar presidiendo la mesa.
    … refugio para escribir en Punta Umbría.
    … debate interminable (y siempre novedoso) sobre Jesucristo.
    … día de Reyes abriendo regalos como cuando niños.

    Sencillo, humilde hasta la desesperación, esceptico de la informática (Los ordenadores son máquinas infernales y Bill Gates el anticristo).

    Creo que hoy ya me dejará decir quién escribió la mitad de mi pregón del carnaval de Punta Umbría. 🙂

    Está hecho, tío, seguirás viviendo entre nosotros y tu recuerdo estará acompañado de una sonrisa.

    Ya sabes… nos vemos en la fila 7 (que es donde va la gente de Huelva). 😉

  2. Fue un gran hombre con el que sólo tuve la oportunidad de hablar en una ocasión, y que tristemente no pude conocer en persona, pues esperaba saludarle este año en Zaragoza. Tenemos la suerte de poder seguir leyendo su obra. Es para mía un ejemplo a seguir como modelo de onubense internacional y de japonólogo universal.

    Desde aquí quiero enviar un abrazo a toda la familia. Quedo a vuestra disposición.

  3. […] Más sobre Antonio Cabezas en este blog: Sayonara, Antonio […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: