El dedo de Perico

Recuerdo que, no sé si por estas fechas, hace algo más de un año el enmascarado Cabrujas publicaba en el Valverde 15 días un breve artículo de opinión titulado algo así como “El dedo del Vera”. En su reflexión, el valverdeño se refería a que el presidente del PP de Valverde, Doblado Vera, había empleado su dedo para fotocopiar y difundir una página del Huelva Información en la que se hacía referencia a la vuelta a la actualidad del caso de mobbing en el que, entre otros, José Cejudo se veía implicado (y posteriormente liberado de toda culpa)

Si traigo a colación este pequeño retazo de memoria es debido a otro dedo popular que está dando de qué hablar en mi Huelva querida: el de el Exmo. Alcalde Pedro Rodríguez. En el Pleno celebrado hace varios días, el grupo popular elevó una moción en la que se pedía una reforma de la figura del Defensor del Ciudadano que, ahora, pasará a llamarse el Defensor del Onubense. Una modificación del Reglamento del Defensor -vigente desde 1996- que permitirá al señor Rodríguez (Perico para sus conciudadanos) designar a dedo al encargado de velar por los intereses de los onubenses, aunque ya las malas lenguas hablan que el señor Manolo Rodríguez (exdirigente de IU y ya instituido mediáticamente en el cargo) sólo velará por los intereses del primer edil.

A este parecer, tanto Parralo como Barrero han puesto el grito en el cielo, tachando la decisión de Perico de “cavernícola”. Si bien desde El Mundo se le dice a Parralo que siempre tiene que saltar un cojo (por aquello de que dicen que ella también fue elegida a dedo para presentarse a las pasadas municipales)  no se pueden justificar este tipo de actos con el “pues tú también lo has hecho”.

Yo, que pensaba que vivía en una democracia, cada día me quedo más perplejo con la actitud de los políticos. Entre la lucha por ver quién regala más a partir del 8-M (que no se lo cree nadie ya) y los tirones de orejas que se pegan unos y otros como si de un patio de guardería se tratase, la única salida que me queda parece ser el apaga y vamonos. ¿Acaso no somos más que un simple número a sumar en las urnas? La respuesta es más que evidente. Pero ya que uno no se puede quejar ni en los medios politizados ni en los defensores de los ciudadanos, sólo queda mostrar en mi pequeño espacio virtual mi rechazo a políticas no basadas en un consenso que recuerdan, más bien, a épocas pasadas. ¡O mejor! Quizás la próxima vez que me cruce con uno de estos segadores de votos se lleven una sorpresa. Al fin y al cabo, yo también tengo dedos …

Anuncios

~ por garciaorta en enero 30, 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: