El País se adapta a los nuevos tiempos

EL PAÍS cambia, también en la Red. El periódico ha decidido acompañar su renovación en la edición impresa con un cambio trascendental en el modelo de negocio de ELPAÍS.com. A partir del 15 de noviembre, los lectores podrán acceder gratis desde ELPAÍS.com a todos los contenidos de la edición impresa (salvo PDF) y consultar los archivos históricos de su hemeroteca. Un cambio con el que aspira a impulsar los ingresos publicitarios derivados de una mayor audiencia en la Red. La apertura de la hemeroteca pondrá al alcance de los lectores más de un millón de piezas editoriales elaboradas a lo largo de los 31 años de historia de EL PAÍS, lo que sin duda representa uno de los principales archivos informativos del mundo. En concreto será el medio digital del ámbito de la lengua española con más cantidad de contenidos, tanto históricos como de su edición impresa diaria, en abierto.

Hablaba hace unas horas con Paco López, jefe de prensa del Ayuntamiento de Moguer, sobre unas jornadas a las que asistió hace unos días y que versaban sobre los nuevos tiempos tanto en los medios de comunicación como en los gabinetes. Me comentaba Paco sobre los costes de inversión y las posibilidades que tiene crear una televisión por Internet, una web 2.0 para el Consistorio (aunque la que tiene no está nada mal) y para el alcalde Juanjo Volante o, una idea bastante interesante, la transmisión de SMS en un radio de acción cercano al Ayuntamiento donde, según unos gustos prefijados, se recuerde las citas culturales, deportivas, etc.

Como pudo comprobar Paco López en las jornadas, la forma de entender el periodismo y los soportes para el mismo están cambiando conforme se desarrollan las nuevas tecnologías. Hace unos minutos, Dedalus, como siempre atento a todo lo que se mueve en este mundillo, me mandaba la noticia cuyo párrafo encabeza este comentario. El País, diario de referencia en España, está evolucionando con los tiempos. Les ha costado 30 años, durante los que se ha evolucionado de forma natural, pero es en estos días cuando los cambios son más notorios.

cabecera.jpg

Hablaba no hace mucho Jesús de Polanco (q.p.d.) que si tuviera que empezar de cero con El País, seguramente lo haría en Internet. No es una idea demasiado descabellada, puesto que los medios gratuitos (véanse ADN, 20 minutos o esa reconversión de Canal + a Cuatro) son los que pegan fuerte, especialmente en un soporte de masas como es el digital. La publicidad genera más beneficios que los abonados, o así es como se entiende hoy día en los mass media, por los que los contenidos gratuitos tienen cada vez más sentido.

Según podemos ver en la información referida al inicio de estas líneas, El País ha dado un paso más en su formato digital. Una vez pasada la fiebre de los suscriptores (que creo recordar limitaba el tráfico de la web a unos 40.000 visitantes), dio un paso hacia los contenidos híbridos (gratis y de pago) con su formato plus, haciéndole seria competencia a El Mundo, hasta hoy el más visitado. El próximo 15 de noviembre, El País abrirá sus enormes archivos, testigos de la evolución de España, y sus contenidos al gran público. Es algo, sin duda alguna, de agradecer, al menos por mi parte. También incluye ya un canal de TV y alguna que otra oferta más. Llegados a este punto, cabe decir que todo esto, este nuevo ElPaís.com, se parece bastante a la oferta de Público, claro que personalmente no lo veo como un plágio sino como una tendencia de futuro presente.

El diario global en español

Si he tardado en hablar sobre los cambios en El País (he visto que en otros muchos blogs ya se ha hecho) es por tener la oportunidad de ver cuáles son las mejoras. Antes de hablar de la edición impresa, quisiera señalar para los que lo desconozcan, que eso de El diario global en español toma su sentido concretamente en la web (a falta de ver movimientos empresariales de expansión). Ayer mismo descubría que, aparte de poder personalizar mi portada, existen dos versiones de elpaís.com: la nacional y la edición global. Para acceder a esta última, debemos mirar a la izquierda de la cabecera, justo debajo de la fecha. No es más que una portada con los titulares más destacados a nivel internacional, una forma de ampliar su mercado al público hispanohablante o, por decirlo de otra forma, al sudamericano.

periodicoglobal2.jpg

Como no quiero extenderme mucho más en este comentario, con la intención de que no sea demasiado largo ni pesado, voy a referir ligeramente cuáles son las impresiones más destacadas que me produce la nueva edición impresa. Una edición que llegaba el pasado domingo precedida de una fuerte campaña publicitaria y de un reloj bastante chulo y que, bajo mi punto de vista (y aunque no soy ningún experto), se queda muy a medias tintas.

Desde El País, he leído en varias ocasiones que los que esperaban un cambio radical en el periódico se iban a sentir un tanto decepcionados. Pese a la advertencia, he de decir que yo he sido uno de estos. En primer lugar, y empezando por la cabecera, la inclusión de la tilde en El País me parece un error tan grande como el cambio de logo de Cadena Ser; una supuesta modernización que peca de poco original y de conservadora. También en la cabecera hemos perdido el famoso filete de tres líneas por una simple franja azul, aunque eso me parece lo menos grave de todo.

En este sentido, he de decir que la “nueva” maquetación ha sido lo que más me ha decepcionado. Las páginas de información han perdido el lead (lo cual lo veo bien porque quedaba un poco arcaico), y han añadido algunos retoques como una nueva caja para la firma. Los despieces y destacados son los mismos. Aunque existe una pequeña mejora en las cabeceras de las secciones, hasta ahora bastante feas, se podría haber optado por algo más innovador.

También en las maquetas hay que destacar la inclusión de un nuevo tipo de letra (en el grueso del texto no se nota demasiado), diseñado especialmente para el medio, y las páginas 100% color, aunque éste se limita a las fotos e infografías y a algunos elementos como el nombre de la sección. La austeridad no deja aprovechar las posibilidades del color.

Como punto a su favor, tengo que subrayar la sección de opinión, que es la que más ha ganado con el cambio. No sólo por la nueva distribución y los colores en las viñetas, sino también en las firmas y el diseño de las columnas. Un 10 para El País.

cebrian.jpg

Con respecto a la nueva distribución de las secciones, he de decir que es de las mejores decisiones que se han tomado. Internacional, Nacional, Economía, Opinión, … sacando en cuadernillos las ediciones locales. Con esto se gana en el ritmo de lectura del periódico. Se concentra lo más importante, en lo que destaca más El País con respecto a otros medios, al principio, dejando a un lado secciones como Andalucía que, muchas veces, estorban y que pueden ocupar un lugar más secundario. Ahora no hay que saltarse las páginas. Directamente se quita el cuadernillo y listo.

En cuanto a la nueva perspectiva en cuanto a los contenidos que anunciaba Javier Moreno, creo que aún es demasiado pronto para calificar si es eficaz o buena. Me comentaba Dedalus que las secciones fuertes siguen manteniendo su valor mientras que las más secundarias (cultura, espectáculos, …) se habían desplazado algo más al periodismo popular. Tendría que analizarlo algo más a fondo para ver los posibles cambios en cuanto a los contenidos. Y de la sección Deportes ya no hablo, porque ni la he leído antes ni la voy a leer ahora. A cada cual sus gustos.

En fin, esto es groso modo lo que veo de destacable en esta evolución de El País. Buena en la parte electrónica aunque en el formato papel la esperaba algo más radical e innovadora pero según he leido en los confidenciales, Cebrián había rechazado ya unas maquetas encargadas a una empresa extranjera y que iban en este sentido. Él es el que manda. Si alguno ha llegado hasta el final de este extenso comentario y lee estas últimas líneas, me gustaría conocer otras impresiones sobre el nuevo El País, por si pudieran completar las aquí expuestas o añadir nuevos datos que haya pasado por alto.

Anuncios

~ por garciaorta en octubre 23, 2007.

Una respuesta to “El País se adapta a los nuevos tiempos”

  1. El País cambia para adaptarse al nuevo lector del siglo XXI. Pero, ¿y si en vez de para eso lo hiciera para no morir?
    A ver, especulemos con hipótesis algo retorcidas: un rediseño a medias, más bien cortito y ambiguo en sus propósitos, que transpira una crisis de identidad; una hemeroteca hasta ahora fortificada tras una contraseña, y que ahora se abre de pronto cual flor, buscando los lectores que nunca tuvo porque a la prensa online de pago no se suscribe ni el que la inventó (véanse el New York Times, el Periódico de Cataluña, el Financial Times y qué sé yo cuántos más vendrán pronto).
    Pero aún hay más. El País: estandarte de un grupo, el PRISA, que hace aguas por la guera del fútbol, el “fuego amigo” y el ocaso inevitable que les llega a todos los imperios tras su etapa de esplendor bajo el paraguas (o yugo, según se prefiera) protector de Polanco Senior (q.e.p.d.). Y si no, a las pruebas me remito: la SER deja de ser la emisora de referencia en España, Cuatro no levanta cabeza, Digital+ se desangra (10.000 cancelaciones de abono en el último trimestre) y Sogecable hace pactos comerciales con Telefónica para distribuir la señal de la plataforma de TV de pago por ADSL a ver si así captan a más incautos. Et caetera.
    Fíjense cómo estará el patio, señores, que Juan Luis Cebrián se ha apresurado a colocar a su hija, Eva, de directora de contenidos de TVE (o algo así) en vez de enchufarla en PRISA, que sería lo propio. Y es que el hombre no se fía, claro. Así que ya me dirán…
    ¿Os ha gustado? Pues este argumentario y su postrera conclusión no son míos, sino de Federico Jiménez Losantos, al cual, lo confieso sin rubor, me estoy aficionando demasiado últimamente, ya que me entretiene cada mañana con estos pequeños aguijonazos que dan donde duele a quien tiene que dolerle.
    Con influencias como éstas, querido amigo Juan, es normal que me muestre tan escéptico con este cambio del “diario global en español”. Será la edad…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: