El aire que respiramos

Huelva siempre ha tenido fama de tener una pésima calidad del aire. El Polo Químico, ubicado en la Av. Francisco Montenegro, se ha señalado siempre como el principal causante de esta afirmación. Hoy leo en Público una información sobre la que, supongo, tendrá mucho que decir la Mesa de la Ría. Dejo aquí el gráfico que ilustra la información, que es lo que más me ha llamado la atención:

mapa-aire.jpg

Barcelona, Gijón, Zaragoza, Córdoba, Marbella, … pero ¿dónde está Huelva? La ausencia de nuestra capital es, sin duda significativa. ¿Se debe a un error o es que, en realidad, nuestro aire no es tan malo como nos quieren hacer ver? Para Público, basándose en un estudio del Observatorio Español de Sostenibilidad (OSE), no entramos ni en el Top 10.

Según la información, firmada por María García de la Fuente, la principal causa que señala el estudio para la mala calidad del aire es el diésel. Este tipo combustible es el que emite las partículas más peligrosas, además de que la venta de estos vehículos se está multiplicando en los últimos años. Otras de las causas del mal aire que respiramos son las centrales térmicas (como la que quiere montar Endesa en Huelva), industrias, gasolineras e, incluso, ¡el humo del tabaco! El sector ecologista onubense tendrá que apagar la pipa y el pitillo si quiere ser tomada en serio, al menos, durante las concentraciones.

Continúa la noticia hablando de las consecuencias derivadas de la mala calidad del aire que respiramos: “cada aumento de 10 microgramos por metro cúbico de las partículas en suspensión (como las que emiten los coches), conlleva un incremento del 4% en el riesgo de mortalidad. Las enfermedades más frecuentemente asociadas con la polución son el asma, la bronquitis y los ataques de corazón. El informe destaca que, en Europa, entre un 1,8% y un 6,4% de las muertes de niños de hasta cuatro años se deben a la contaminación exterior, y el 3,6%, a la interior, debido a las calderas o el humo de tabaco”.

Ahora que estamos en plena ola de elaboración de los PGOU, nuestros representantes políticos tienen una oportunidad de oro para diseñar ciudades sostenibles. De nada sirve que se impongan restricciones a la industria, si estas no vienen acompañadas con medidas tales como fomentar e invertir en transporte público o impulsar el medio de transporte en distancias cortas/medianas más ecológico: la bicicleta. En Sevilla ya cuentan con un carril y con un sistema de alquiler de bicicletas ¿a qué esperamos en Huelva?

Anuncios

~ por garciaorta en octubre 3, 2007.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: