El que no se informa es porque no quiere

Y tras el primero viene el segundo. Público vuelve a salir a la calle. Esta mañana, mi hermano fue el encargado de acercarse a comprar el pan.

– Ya que vas, de paso me traes el periódico- le dije.
– ¿El nuevo?
– Sí, el nuevo.
– Vale, pero si sale Pepe Cejudo en la portada de El Mundo me lo traigo también -me repondió mientras se marchaba. En casa, que desde que estuve trabajando en Valverde del Camino estamos muy pendientes de todo lo que acontece en el pueblo y a sus políticos.

Al rato, vi que mi hermano había vuelto pero que sólo traía el pan. Al parecer, Público estaba agotado. Hoy no estaba escondido debajo del ABC, sino verdaderamente agotado. “Vaya putada” pensé, pero este medio vuelve a dar la campanada. Al entrar en la web y ver qué temas traía hoy, me fijé en una sección: Edición Impresa. Supuse que ahí encontraría la portada y un sumario de los contenidos. No obstante, al pinchar se me abrió la ventana de descarga. 64 páginas de periódico en PDF. Al parecer, 250.000 ejemplares son pocos para este medio. Aquel título que me planteaba ayer para el comentario vuelve a estar vigente: Público, lo gratuito llega a la prensa tradicional.

Los de Escolar están marcando desde le primer día una nueva forma de hacer prensa. No sólo crean un híbrido entre los gratuitos (modernidad) y los tradicionales (seriedad) sino que también están planteando una nueva forma de publicar contenidos. Noticias en la web y periódico en PDF. El que no se informa es porque no quiere. No sé cuánto durará esto del PDF pero, aunque sólo aguante un mes, bienvenido sea. Quizás marque un punto de inflexión como en su día hizo Google con Gmail y su giga de capacidad, generando una carrera por ver quien ofrecía más por menos. O puede que no, quién sabe.

Sea como fuere, y antes de que empiecen a acusarme de hacer publicidad para este medio (lo que estoy buscando en realidad es que me contraten) quiero recomendar un artículo que aparece en la sección de opinión de Público, firmado por Amador Fernández-Savater, y titulado La instrumentalización de lo íntimo. Como en otras ocasiones, me voy a permitir el lujo de copiar un párrafo.

Hoy, cuando la cultura, la información, los servicios y la creación de ambientes son un motor económico absolutamente clave, ¿cómo se ha redefinido la alienación? El colectivo Tiqqun lo resume en un asola frase: ya no se nos dice “harás lo que quiero que hagas”, sino “serás lo que quiero que seas”. El trabajo ya no es un intercambio de tiempo por dinero, sino más bien de alma por dinero, cada uno convertido en “empresario de si mismo, gestionando su Yo-marca” (Santiago López Petit). Un baile de máscaras en condiciones de precariedad, competencia de todos contra todos, inseguridad, invisibilidad, infantilización, jerarquía, control …

Amén.

Anuncios

~ por garciaorta en septiembre 27, 2007.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: