Un periódico bajo licencia Creative Commons

Partimos de la base de que nuestro lector, además es telespectador, radioyente, internauta, lector de otros diarios gratuitos o de pago… En mi opinión, la prensa del siglo XXI debe abandonar esa voluntad enciclopédica y ofrecer más interpretación y selección de información al lector en lugar de ahogarle en teletipos. Hoy sobran noticias, lo que falta es criterio.

Ante la inminente salida del nuevo diario nacional Público, Ignacio Escolar ha colgado en su blog las respuestas a numerosas preguntas propuestas por sus propios lectores. Una actitud que, dejando a un lado el carácter de autopromoción, merece un 10. Visto el inmenso volumen de trabajo propio de los días previos al primer número de un periódico, dedicar tiempo a responder no ha tenido que ser demasiado fácil.

Para empezar hay tres cosas que me han llamado la atención: no se hablará de toros, no habrá anuncios de prostitución y, lo más interesante, se plantean acogerse a la licencia Creative Commons. Por un lado, la sección de toros parece ser muy importante para numerosos lectores de diarios. Hace no mucho, el Defensor del Lector de El País, respondía a varias quejas de seguidores del diario en las que se solicitaba una mayor y mejor cobertura de esta fiesta nacional. Resulta curioso que el nuevo periódico anteponga sus principios a conseguir lectores e, incluso, a conseguir ingresos, eliminando para esto último ese filón de los anuncios por palabras de relax.

Por otro lado, la licencia Creative Commons parece plasmar en El Público parte de esa filosofía internauta que busca la democratización de la información, de la cultura o de cualquier contenido que fluye por la red. Para hacerse una idea, Creative Commons busca facilitar la distribución y el uso de contenidos pero respetando la autoría de su creador. Por ejemplo, puedo publicar una noticia de El Público en mi blog siempre y cuando cite al autor y su procedencia.

Otra de las cosas de las que el resto de medios deberían tomar nota es eso de que “pese a lo que han dicho algunos rumores malintencionados, no hay ningún periodista en esta redacción que trabaje por un sueldo mileurista. Hasta los sueldos más bajos, los de los redactores con menos experiencia, están bastante por encima de los 1.000 euros al mes. Tampoco tenemos, como es habitual en otros medios, becarios en el puesto de un trabajador.” Aunque supongo, o espero, que sí habrá becarios en puestos específicos ya que el periodismo, pese a su rama universitaria, se aprende de verdad trabajando en un redacción.

Como no me quiero extender mucho, recomiendo una visita por el blog de Escolar y, especialmente, por esta interesante entrevista colectiva.

—————————————–

Como último apunte, y dejando a un lado al nuevo periódico, la “guerra del fútbol” sigue dando de qué hablar. Publica hoy El País un reportaje bastante interesante y que recomiendo a aquellos que quieran conocer algo más a fondo el grupo Mediapro. Este reportaje parte de unas declaraciones del expresidente del Gobierno, Felipe González, en el que se manifiesta preocupado por “el fuego amigo, los daños colaterales y otras cosas absurdas que estamos viviendo”; aunque, personalmente, yo veo que se trata más de una puja propia de la economía de mercado o ¿acaso sólo puede existir un grupo mediático de izquierdas? El expresidente quizás esté preocupado porque se pueda producir una situación similar a la de la derecha mediática, como diría Rodríguez Donaire, en la que entre unos y otros no se aclaran.

Aquí podéis encontrar estas declaraciones de Felipe González al completo durante el funeral civil de Polanco en el Círculo de Bellas Artes.

Anuncios

~ por garciaorta en septiembre 22, 2007.

2 comentarios to “Un periódico bajo licencia Creative Commons”

  1. “Hoy sobran noticias y faltan criterios”

    Desde hace unos días, gracias a un amigo onubense, visito café meletti, reflexiones de un periodista en paro, apuesta nítida desde ese rincón andaluz del soltware libre.
    En el mundo de la enseñanza, donde me gano el pan desde hace muchos años, somos cada vez más los currantes que apostamos por el soltware libre, condición “sine qua non” para la sociedad del conocimiento que a ritmo imparable quiere acampar entre los ciudadanos/as de este siglo. Adelante, periodista83, gracias a aportaciones como la suya la utopía es posible.
    A lo que voy, “hoy sobran noticias y faltan criterios”. Comparto con usted la primera afirmación por respeto al ciudadano frecuentemente bombardeado desde frentes, faltos de ética profesional e instalados en el mercantilismo que todo lo “justifica”.
    “Faltan criterios”, dice usted en su artículo “Un periódico bajo licencia Creative Commons”. Reconociendo los matices que admite tal afirmación, y que a bien seguro usted conoce, tal vez la que más se aleje de la sociedad del conocimiento sea la que en base a la formación de criterios se abunde en la interpretación. Aquí viene mi duda, ¿es la interpretación de la noticia consustancial al periodismo del S.XXI?, ¿en qué lugar queda la objetividad?.

    Gracias periodista83, adelante.

  2. Ante todo muchas gracias por tu visita y, sobre todo, por tu comentario. Me anima mucho que la gente reflexione un poco sobre lo que escribo y se/me plantee cuestiones al respecto.
    Desde su parcela como profesor, estoy seguro de que considerará fundamental la educación en los valores. El software libre, aunque no es en su totalidad gratuito, es desde luego una buena forma de instruir en un pensamiento que no se centre en la simplicidad de la compra y venta, sino en el trabajo por y para el colectivo. Mucha gente dedica su tiempo y esfuerzo desinteresadamente para que otros puedan usar, por ejemplo en mi caso, Ubuntu u Openoffice.
    Con respecto a que hoy sobran noticias y faltan criterios, he de decir que, pese a que la comparto, no es una afirmación mía sino un extracto de la entrevista colectiva a Ignacio Escolar que he usado para iniciar el comentario.
    En la facultad, un debate que se planteó en diversas ocasiones se refería a esto mismo. ¿Cuál es el papel del periódico hoy día? Escolar se refiere al lector medio de la prensa escrita, que no sólo se conforma con lo publicado en papel sino que también recurre a la radio, prensa e Internet. El periódico, por su naturaleza, es un producto tardío en una sociedad inmersa en la inmediatez. Por ello, para subsistir, se replantea hoy día este medio como un transmisor de la actualidad pero olvidándose de lo inmediato y centrándose en la reflexión que permite el ver las cosas con tiempo. No es que con ello se desprenda de la objetividad, sino que ofrece la posibilidad de recoger en un mismo texto, por ejemplo, diversas reacciones o impresiones producidas con posterioridad.
    “Sobran noticias y faltan criterios” es cierto. O quizás no es que falten criterios sino que estos están confundidos. Por ejemplo, la sobresaturación informativa producto del caso Madeline se defiende con que este suceso ha calado en la sociedad europea y a todo el mundo le interesa. La selección informativa de muchos medios ha dejado a un lado una serie de contenidos, como redundar más en la catástrofe en Perú, para llenar sus páginas de filtraciones sobre Madeleine que nadie sabe muy bien de dónde proceden. Supuestamente el papel del periodismo es el de informar y no el de desinformar a base de intoxicación informativa. Pero claro, las audiencias mandan y, por desgracia, hoy día todo se reduce a números y euros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: